lunes, 14 de septiembre de 2009

QUERIDO BLOG

Querido blog, estas últimas semanas me asaltan algunas dudas, que supongo el tiempo resolverá. Como padre y educador que me toca ser estoy siempre vigilante del equilibrio emocional de la prole.
Pues bien el tema del que te quiero escribir es el de las mascotas.
Yo de siempre había sido muy reacio a tener bichos en casa, que si mira lo que ocupan, la dedicación que precisan...., y me hice fuerte ante la entrada de cualquier perro en casa, ya fuera grande,pequeño o galgo. Esta era una batalla ante la que no tenia contrincante, y ese fue mi error, "confiarme".
Hace ahora un año, aprovechando mi ausencia entraron en nuestras vidas nada menos que tres gatos, muy monos y lo que quieras, pero tres!!!. Mi única batalla a ganar era conseguir que se criaran en el jardín, y que no entraran en casa, y lo logre. Viéndolo ahora creo que fue una pequeña concesión que ya debía estar pactada, aunque yo lo desconocía.
Pero ahhh!!! querido blog, he vuelto a bajar la guardia durante el verano, esa estación en la que los nexos neuronales se reblandecen sobremanera, y me han vuelto a invadir las mascotas. En esta ocasión no han sido gatitos de poster, no,ha sido algo más inocente y por eso más eficaz. Primero vinieron los caracoles a los que dábamos de comer lechugas, y vivían en una botella dentro de casa.Después, en las ferias del pueblo fue un pececito que ganabas como premio; lo que nos enteramos es que el pececito es una Carpa China y pueden crecer hasta veinte centímetros en un año, pero como no hace ruido y no suelta ni pelo ni pluma, aquí que se ha instalado. La última mascota es una tortuga, que maja también!!!, que si dame la patita, que si sientate, que si coje el palito, que si mira como se alegra cuando llegas a casa, vamos un despliegue de posibilidades y emociones.

Lo que quiero es advertir al mundo:"no hay mascota inocente por pequeña que parezca", y sobre todo cuidado con el verano es una estación blanda y lenta de reflejos.

3 comentarios:

PASTAFANGS dijo...

Vaya, creo que estamos en las mismas...pero es que los gatos son especialmente sutiles a la hora de ganar terreno. Siempre llega uno demasiado tarde...
Suerte!!!
ELi

Anónimo dijo...

Gracias Eli, ya he visto que el tuyo se ha hecho fuerte en la fregadera. Suerte a ti también

Anónimo dijo...

yoo. really like this text ))